De la locura al amor…

Voy a retomar el tema de la bipolaridad para contar dos anecdotas. En la carrera, uno de los compañeros con los que me juntaba tenia una amiga rara. Se habían conocido en un taller extracurricular, creo que de literatura. Ella era flaca larguirucha y fea. Pero sobre todo, gritona. De esas mujeres que hablan rapídisimo, que apenas se les entiende y parece que lo hacen a la máxima capacidad de sus pulmones. Que además despliegan todo el abanico de emociones hasta en la coversación mas breve, que amenazan y regañan y todo eso.Yo siempre he sido una persona muy calmada y la verdad todo eso me sacaba de onda.

Mi compañero y yo teniamos varias clases juntos asi que no era raro que fueramos por el pasillo, entre clase y clase, y nos topáramos con ella. A él lo saludaba por su nombre pero a mi siempre me saludaba al grito de “¡¡¡Hoooolaaaa amigo de Gervasiooooo!!!” (nota: estoy cambiando los nombres para mantener la confidencialidad), grito que aparte de romperme los tímpanos, escuchaba media institución y que dejaba bastante claro que ella no se tomaba la molestia de aprenderse mi nombre. Esa amiguita nunca me cayó bien, no digo que la odiara ni nada, simplemente no me despertó nunca ningún interés ni afecto.

Ella se cambió a otra institución y años después se volvió a reunir con mi compañero. Al parecer las cosas no salieron del todo bien pero ella estaba segura de algo: era bipolar y eso la hacía especial y diferente ¿?

Otro caso que conocí y tal vez el más grave, fue la hermana de un amigo cercano. Todo empezó con un TOC (o vario, no sabría decir), detalles como que no quería dormir con la luz apagada o no comía ciertas cosas bajo ninguna circunstancia. El problema se hizo más y más grande cada vez hasta que ella sufría cambios anímicos muy fuertes en cuestión de segundos y “tuvo” que dejar de ir a la escuela y era incapaz de trabajar. Yo no sabía mucho de eso, sólo había escuchado el clásico “mi hermana está loca” pero no lo había tomado muy en serio. Sin embargo un día que estaba yo de visita en la casa, por descuido moví un objeto decorativo de la sala, ignorando que pertenecia a ella, quien tuvo una reacción muy violenta y se puso casi incontrolable. Fue  extrañísimo y muy incómodo.

Tiempo después supe que ella fue capaz de volver a trabajar, en la tienda de abarrotes de un familiar suyo. A todos nos preocupaba un poco su futuro, la verdad. Pero un día en esa tienda conoció a un Koreano que iba pasando ahí por casualidad. Creo que debe ser muy cierto eso de lo “Amae” porque fue amor a primera vista. Se casaron y ahora viven en Korea.

El amor se encuentra hasta en la tiendita de la esquina.

Anuncios

3 Respuestas a “De la locura al amor…

  1. Eso es neta!! no mams, la historia está muy loca

  2. ” Fue extrañísimo y muy incómodo” LoL, imagino tu reacción y muero de risa. Los problemas mentales son una cosa y para mí no hay más que el que se producen a raíz de un buen putazo o harto estrés… o drogas. Eso de que se anden haciendo los bipolares me da asco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: