Capgras

El sonido de la alarma te resulta familiar a la distancia pero lo has oído ya tantas veces que  no prestas atención. Al dar vuelta a la esquina, sospechas. La intensiadad del sonido aumenta y comienza la incertidumbre. Al ver las intermitentes de tu auto encendiendo y apagando ya no queda lugar a dudas: ha sucedido, te has convertido en una víctima más.

Tampoco hay espacio para la negación de modo que entras directo a la fase de negociación: realmente tomaste todas las precauciones posibles, esto no se pudo evitar. Ok, procedamos al recuento de los daños. Te acercas, sin acelerar el paso. No hay necesidad, lo que se ha ido no volverá y difícilmente algún maleante sería tan audaz de robar de nuevo un auto que ya tiene activada la alarma. Además un rayo no cae dos veces en el mismo lugar… al menos no muy seguido.

Los cristales están bien, la puerta de estribor está abierta. Fue la “aleta”, ese maldito cristal que sólo tienen los coches antiguos y de alguna manera retorcida, si tuvieras dinero para un vehículo más nuevo esto no habría sucedido. A revisar los detalles. Falta una chamarra-baratija que compraste en Wal-Mart hace dos años por un par de salarios mínimos. La guantera está abierta, el estuche no está ¡se han llevado llevado la carátula del estéreo! Bueno, el énfasis es falso. Lo viste venir, esa maldita costumbre tuya de “ocultar” la pieza secreta en el lugar más obvio no podía tener otro final.

Pero nunca sentiste nada, ninguna emoción, ningún sobresalto. Nada. Desde el principio tu mente se ha limitado a evaluar la situación en términos de si será posible que conduzcas el auto al trabajo al día siguiente o no. Por momento te invade el desconcierto, tratas justificarte pensando que ese estéreo ya estaba viejo, se desprendía la carátula en el momento más inadecuado y no traía tal o cual función de moda. Sí, en el fondo ya estabas pensando en algo más moderno.

Pero no sabes la razón, estarás varios días intentando entender por qué no sentiste nada, ni tan siquiera ira.

Anuncios

Una respuesta a “Capgras

  1. Dramático post. No estás loco, quizá fue simplemente que todas esas terribles reacciones que pudiste tener se anularon entre sí de tan intensas que fueron… puede ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: