Debrayando con Wayito, Parte 1

Les propongo algo: No se me ocurría un verdadero post para el tema de esta semana (ha habido veces en las que siento que mi post me saldrá genial y se volverá épico) y pues pensaba en tal vez dejar pasar el tema, pero acabo de leer los que la gente que sigue posteando aquí nos regalaron y me siento menos presionado, fueron todos post muy amenos y nada elaborados, así que… ¿qué les parece si me agarro a debrayar (ojo: esa palabra no la he podido encontrar en el diccionario) acerca de lo que se me ocurra #yasí ?
Se lo comenté a Kurazaybo: no logro ubicar nada con el tema porque, aunque muchas veces me costó caro darme cuenta de algo, la verdad es que no puedo decir que ya “he aprendido” algo, por insignificante que sea. Probaré con un poco de lo que leí de ustedes y me dejaré llevar por mis debrayes
El amour. Ustedes no están para saberlo ni yo para pustiarlo, mi panza y mi papada jamás me ayudarán a convencerlos, pero yo en secundaria tenía mucho pegue. Pegue no del tipo de que le llegara a gustar a la chavita que a mí me gustaba, sino de ese otro pegue con el que te enteras que a una niña a la que le decían Caña María (la caña es un licor de lo más corriente, $10 varos la botella de litro y en la huasteca es lo que toman los indígenas… como yo) muere y suspira todo el día por ti. Hubo otras más que me acosaban con la mirada, me mandaban papelitos pendejos y cosas por el estilo. El diveness es algo que ahora critico y aborrezco, pero que comprendo muy bien *tal vez aquí venga mi primer “Lo aprendí a la mala” *, funciona de esta manera: (ya lo dijo Román, pero aquí voy de nuevo) Coge algo equis. Dale una forma distinta, píntala, ponle brillitos, what-eva, el chiste es que puedas agarrarte de eso para decir que ya no es equis. Consigue que alguien con un poco de autoridad -puede ser un artista de Televisa, un jugador de football o alguien muy atractivo- lo promocione y voilà! Tienes a todo el mundo queriendo ese objeto que en un principio fue equis. Si no logran ver el business (o yo estoy muy pendejo para explicarme) así como yo lo veo, no los culpo, tengo muchos amigos que son en realidad auténticos (valga la redundancia) y les gustan las cosas sin importar qué tan choteadas estén o si a nadie más le gusta, pero para mí es completamente una tragedia. La puta de Megan Fucks, Angelina Jolie y una lista infinita de PERRAS sin ningún talento que se la pasan en sesiones de fotos que sus fans coleccionan de manera enferma. Mucho ojo, por favor: no me jode la pseudo (y muy cuestionable) belleza de esas mujeres ni el éxito ni si tienen o no talento. Me jode la manera en la que se contagia el gusto por ellas, ¡por Dios! existe gente normal mucho más bella, con una personalidad increíble, con defectos como todos, pero que te llenan de una manera más completa que una pendeja modelo. Muy seguramente estoy equivocado, en los comentarios ustedes, si les da la gana, me harán darme cuenta de mi error, ¿Quién, en este caso, es esa persona con autoridad que dice “Coman y beban todos de Megan Fucks, porque ésta es su carne que será entregada a todos… bla bla bla” ? YO DIGO que Michael Bay. Es claro: los mocosos pendejos pudieron haber visto a Megan Fox pasar por la calle y tal vez no le habrían dedicado más de dos segundos a verla caminar porque su PSP les demandaba enderezar el volante de su coche tuneado en Midnight Club DUB Edition. Van al cine a ver UNA PINCHE PELÍCULA DE ROBOTS y entonces, durante una muy buena parte de la movie el director se dedica a enfocar los fabulosos abs de la perra ésta y su cinturita y su piel, mh… ¡qué piel! y esas pequitas y sus labios carnosos, ¡Mh… mamaciiita! (con la tonadita guarra) y esa espalda bien sabrosita y como que se le quiere ver la rayita de las nal… ah… ah… ah… Meegaaaan!!!… *Se fuma un cigarro en el cine* So: pinches mamadas. Debería pagarle el 80% de todo lo que gana al director éste, yo JAMÁS había visto a esa pendeja antes. Un detalle importante, muy importante y que me caga, es la actitud que “toman” estas pinches bitches: la de diva. Román es muy observador y aquí le doy toda la razón. Me ha tocado ver a chavas que solían saludarme, platicarme, vaya: hasta fajar acá en buen plan convertirse en unas bitches insoportables posers hijas de la chingada y todo por un puto concurso (ni sé si se diga así) de reina o princesa de la escuela. ¿Qué mierdas les pasa? Ya sé, ya sé, entiendo que el ego y esas mamadas, pero ¿tanto como para transformar la personalidad? ¿Tanto como para que olvide de sus mejores amigos? ¿Tanto como para tener después que PROCURARSE todas las mieles de su ascenso al precio que sea? ¡Carajo! Yo les confieso que mis 5 minutos de diveness se me pasaron rápido y confieso que siempre la sufrí. Yo no tomé la actitud de mamón porque me hiciera el divo, sino porque en realidad me fastidiaba un grupito de viejas FEAS en mi salón, pero siempre he sido el imbécil que se mea de nervios cuando la güera de las tetotas me dirigía una palabra. (Tengo pedos, estoy viendo todo el mar de letras que me aventé con un simple puntito… que todavía no termino)
Anyway… Me fajé chido con un par de chavas del grupito aquel, luego me cambiaron de escuela por una híper mega súper pendejada que hice… que no, no me atrevo a platicárselas, es demasiado vergonzosa. Luego entré a la prepa y pues ahí hubo faji-aventuras, pero también fue la primera vez que me hicieron mierda el corazón. Se llamaba Fulanita 1 [Los nombres utilizados en este post son ficticios para mantener el anonimato de un par de perras ojetes que jugaron con el pendejo del autor]. Fulanita 1 era la típica (en ese tiempo yo no lo veía así) pendeja de la que todo mundo se burlaba porque no se sabía ni los albures más básicos. Creo que aquí viene mi “Lo aprendí de manera culera” 2. En esta vida, en estos tiempos y en este pinche país es necesario saber de albures. En lo personal me cagan porque involucran algo que hasta hace poco me parecía sumamente desagradable: sexo entre personas del mismo sexo. Decirle a un niño de mi edad que “se sentara”, que “me las pasara”, que “le atravesaba” o que “me bajara” tal o cual cosa me era repugnante. No sé si porque tenía mucha imaginación o me lo tomaba muy en serio, pero yo sentía que era una vil proposición a tener relaciones y pues no mamen, ¡qué asco! Nunca le vi la gracia y a ver si les puedo dejar un video al final del post que vi dos veces, la primera vez sumamente indignado y la segunda muriendo violentamente de risa. Pues a esta niña la pendejeaban todos, la tenían por una estúpida y su candidez jamás conmovió a nadie, sólo a mí. No piensen que para ese entonces yo era el pinche puerco que soy ahora. La verdad es que me ponía nervioso, me temblaban las rodillas y me ponía rojo con ella y pues a ella le pasaba más o menos igual conmigo. Fue muy bonito, duró un mes completo y en toda la grandísima relación que tuve con ella solamente nos besamos como tres o cuatro veces… y de piquito, nunca de lengua, nunca fajamos. Le lloré como un año y cuando la he llegado a ver por ahí, mi corazón se acelera y quiero salir huyendo, pero me aguanto como los hombres y me meo como siempre. Resulta que en aquel entonces, yo tenía la idea de que el amor era algo tan poderoso que cambiaba a las personas. Yo era un cuasi pandillero y ella pues una niña boba. Cuando empezamos a andar cometí la típica pendejada de querer ir a hablar con la mamá, acompañarla a todos lados, visitarnos en nuestras casas y darle mucha formalidad al asunto. ¿Qué quieren, cabrones? Nunca había sentido las hormonas inundándome el cerebro e insisto que fue bonito, hasta que la mamá de Fulanita 1 decidió hacerle la vida imposible a su hija hasta que se alejara de mí. Ahora Fulanita 1 tiene un matrimonio de la shit, dos o tres hijos y creo se anda divorciando. Soy una mierda, my brothers, la verdad es que quedé tan lastimado al después sufrir su total indiferencia que sí sentí un poco de gusto al saber que no tenía un matrimonio plenamente feliz… como el que soñaba yo formar con ella.
Aquí le dejo porque de por sí ya veo venir un par de “tl, dr” y hablando así no terminaría nunca. (Nocierto, voy a mi cuarto a llorar como niña)

 

 

Anuncios

Acerca de Wayito

I'm a very special nobody.

2 Respuestas a “Debrayando con Wayito, Parte 1

  1. Herr Lorre

    ¿Por què las mujeres son las perras? Tu eres el que se alegra de la desgracia ajena ¬¬

  2. No estoy utilizando ese lindo adjetivo para TODAS las mujeres. Tampoco me alegro de TODAS las desgracias ajenas, fue más bien como decir “Ahí, está, culeras (la mamá y ella): decían que conmigo le iba a ir de la chingada y le fue peor”, pero entiendo que es sentir muy primitivo, ya con las demás “cabronas” no me quedó ese rencorcito aunque me llegaron a hacer cosas mucho peores que les platicaré en otra ocasión. = )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: