Día Uno:

Torturar es mi placer más grande, ver morir a manos mías a una persona inocente es un éxtasis total. Empecé hace ya mucho tiempo con esto y les diré que nadie jamás me va a detener, sólo puedo detenerme yo mismo y obviamente no es algo que quiera. Confieso que antes me daba miedo ser descubierto y que me lincharan o que me atrapara la policía, pero ahora disfruto muchísimo el que en el país donde vivo, esto sea cosa de todos los días, los policías están más preocupados por no ser los próximos ejecutados que en capturar a un asesino como yo. Han sido tantas personas, han sido tantas maneras diferentes y con orgullo puedo decir que yo he sido uno distinto cada vez que salgo a matar. Sé que hay más como yo, lo puedo sentir. A los que se nos parecían, los atraparon porque su amor al matar no era auténtico, sino una consecuencia de algún trauma o enfermedad, eran sólo idiotas inadaptados. Pero no yo, no los otros como yo que nos adaptamos PERFECTAMENTE a la sociedad, le sonreímos a la gente, paseamos a nuestro perro, tenemos un empleo y salimos con amigos. El primer paso para llegar a ser un asesino como yo es entender que nos han criado obligándonos a repetir “No matarás” pero que eso es basura. Lo único que le sobra a este mundo son sus malditos humanos y yo le haría un gran favor dejando de respirar, pero sé que puedo hacer una labor aún más grande. No tengo ningún remordimiento por lo que hago, sé que a las demás personas les puede parecer enfermo o aterrador, pero es porque dejaron que alguien más envolviera su mente en sueños color rosa y pendejadas que los tendrán contaminando aún más este maravilloso planeta. Un momento…
Ya regresé. Fui a cortarle un par de dedos a mi última víctima. Yo antes no entendía por qué en las películas el villano se tarda tanto en sacarle la mierda al protagonista (y luego el protagonista se aprovecha de eso para darle un giro al final) pero es en verdad un deleite regresar para encontrar cada vez más cagada de miedo a la pobre inocente niña de ocho años que su único delito fue el haber nacido de una madre estúpida y descuidada. Nuestro mundo merece gente mejor, nuestro mundo era perfecto antes de que llegáramos a chingarlo de todas las maneras que se nos ocurrieran. Esa gente no debió llegar aquí, esa gente no merece nada, ni respirar. Soy un justiciero y me vale verga si me recuerdan como lo que sé que soy o como un monstruo porque son incapaces de darse cuenta de la realidad.

Anuncios

Acerca de Wayito

I'm a very special nobody.

Una respuesta a “Día Uno:

  1. ya entiendo, este post es tan under que apenas salio a la luz y trajo a el tema de hace tres meses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: