Los misterios de la asfixia autoerótica

Nunca he entendido ese asunto de las personas que se autoahorcan cuando se están, uh, estimulando a ellos mismos pa’ sentir “más chido” el asunto. En más de una ocasión en algún altercado me han apretado el cuello pa’ que no pudiera respirar bien pero no se siente chido en absoluto.

Depende del contexto, supongo. No es lo mismo andar en el set del Imperio de los Sentidos que estarse agarrando a madrazos en una calle tratando de sobrevivir, jaja.

Pero pos incluso en situaciones controladas imagino que es de cuidado. Nomás pregúntenle a Kwai Chang Caine, jaja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: