A veces

A veces,  cuando se apaga mi luz y la sangre se arrastra y mis nervios se alteran con punzadas dolientes. Con el corazón enfermo y las ruedas del ser girando lentamente, cuando a mi frágil cuerpo le atormentan dolores y el tiempo maniaco sigue esparciendo el polvo y la vida furiosa sigue arrojándo llamas…

Cuando voy apagándome y puedes señalarme el final de mi lucha y el atardecer de los días eternos en el bajo y oscuro borde de la vida.

Aquellas veces, pocas en la vida, en que volteo a mirarte y veo el color, los destellos en tus ojos. Y mi alma se vuelve a llenar de esperanza para seguir adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: