Depresión

Pffff. La depresión es ira sin entusiasmo, como dicen, jaja.

Anuncios

Yo creo en el axioma de elección

Hay razones para pensar que el axioma de elección es “verdadero”. Pero también hay razones para pensar que el axioma de elección es “falso”. Y los matemáticos se agarran del chongo por esas nimiedades. Bah.

Los misterios de la asfixia autoerótica

Nunca he entendido ese asunto de las personas que se autoahorcan cuando se están, uh, estimulando a ellos mismos pa’ sentir “más chido” el asunto. En más de una ocasión en algún altercado me han apretado el cuello pa’ que no pudiera respirar bien pero no se siente chido en absoluto.

Depende del contexto, supongo. No es lo mismo andar en el set del Imperio de los Sentidos que estarse agarrando a madrazos en una calle tratando de sobrevivir, jaja.

Pero pos incluso en situaciones controladas imagino que es de cuidado. Nomás pregúntenle a Kwai Chang Caine, jaja.

El lado amable

En principio me opongo a las películas de Harry Potter.

Elaborando un poco, puedo decir que hay elementos que me gustan de las películas. No las he visto todas, creo, porque hay como 835 de ellas, pero de las que he visto lo que más llama la atención a mis ojos es que les falta demasiadas secuencias de acción, jaja. Creo que está bien que se autocontrolen y que no nada más se dediquen a poner lumbres, pero no les caería mal a los magos esos hacer un script que lance cinco hechizos sucesivos rápido. Aparte de eso, me causan gracia unos gemelos pelirrojos que dicen un montón de sandeces y Ron. Creo que son hermanos ellos, de hecho. También han salido actores chidos en las películas, aunque no sé si salen en todas o qué onda. Gary Oldman salió en al menos una y no le salió tan mal hacerla de perro o lobo exiliado.

No me gustan porque la historia no me interesa, los personajes no me interesan (salvo los mencionados) y, uh, detallitos varios como errores de edición pequeños y cosillas así. Pero cuando las veo, trato de sacarles el mayor provecho posible.

Empiezo con esas porque lo mismo me pasa con muchas películas. No he visto las de Twilight, y no pienso verlas (voluntariamente, al menos), pero si las viera trataría de fijarme en la animación o los efectos o lo que sea.

Porque, después de todo, ¿qué es una mala película? Supongo que hay criterios técnicos que pueden decidir qué es una mala película, como problemas de edición, fotografía, libreto, y así, pero seguramente a uno como espectador no siempre le importan demasiado esas cosas. Más aún, cuando hay por ejemplo algún problema con que la imagen estuvo muy azul durante toda la película se puede atribuir a estilo o lo que sea. También supongo que tiene que ver con el problema de interpretaciones: quizá el autor quiere decir alguna cosa, pero al final uno interpreta lo que quiere del medio. Hay veces en las que muchas personas están de acuerdo, y pos qué chido, pero los casos exóticos muchas veces son los más interesantes. Por eso usualmente hablo de que una película “me guste” o “no me guste” más de que si es  buena o mala. Salvo sus honrosas excepciones, jaja.

Nomás que ahorita no me acuerdo de películas que me hayan gustado a mí y que no le hayan gustado a nadie más :-P

Hace 10 años

Tenía mucha mejor salud.

En la imagen que tengo de mí de hace diez años, mentalmente no era taaaan diferente. Sé más cosas, pero de alguna manera me siento muy similar.

 

Ahora que aparece el 10 en la entrada, quiero exponer una peculiaridad simbólica de ese número: Uno podría pensar que el 10 es importante para nosotros porque es el número de dedos en total de nuestras dos manos (normalmente), pero, si tuviéramos alguna cantidad (menor o mayor), el número de dedos en total de nuestras dos manos sería 10 de nuevo (!!!)

Economía

Cuando todos están locos, ¿nadie está loco?

CO-NO-CI-DOS

No me gustan las libertades que se toman las personas al usar la palabra “amigo”.

Como en eso del facebook. Es evidente que muchos de los contactos que tiene uno no son siquiera amigos, sino posiblemente cuates de borracheras a los que les puedes echar un grito para armar algo de repente. No son amigos.

Pero es nomás semántica. En este lugar las personas son particularmente laxas con la definición de “amigo”. Vas pasando y “oye, amigo, ¿tienes la hora?”. Pfff, jajaja.

De cualquier manera, no creo tener un mejor amigo. Creo tener varios. Básicamente todos mis amigos son “mejores amigos” (quizá ese rigor a la hora de usar la palabra “amigo” hace que tenga tan pocos). El resto pos me puede caer chido, pero probablemente no les contaría mis penas, jaja.

Aunque es un poco incómodo luego cuando me presentan personas o cuando yo presento a personas. Hay veces que se ofenden cuando digo “Hola, X, este(a) es Y, es un(a) conocido(a) mío(a)”. Puts. Así que doy mi brazo a torcer y acabo, yo también, diciendo que medio mundo es mi amigo, cuando ni siquiera conocen alguna información que sea propia de mí.

Lo peor del asunto es que la definición de amigo no la puedo poner fácilmente en palabras, y como ando con hueva voy a decir que es un je ne sais quoi lo que lo distingue. De todas maneras técnicamente es cierto, jaja.

Tu espacio

Cuando escucho o leo eso, pienso en todas las posibles interpretaciones de la frase:

No hay espacio como el mío.

Asesinjas

¿Eh? ¿eeeh? ¿Se oye bien, no? ¿no? Me callaré, pues.

Cuando yo digo asesino me refiero a alguien “que mata”. A veces se hacen distinciones que dependen de la intención del que mata, pero en esta entrada yo no hago muchas porque qué flojera.

¿Qué clase de cosa le hará un asesinato a una persona? Uh, me refiero al asesino, obviamente.

Porque pienso que si son de esos asesinos todos enfermos que disfrutan matando a sus víctimas pues… digo,  como que no tendrá un efecto muy drástico. También supongo que si alguien asesina, no sé, en defensa propia o para salvar a alguien sería un poco más fácil autoconfortarse y justificarse.

Pero, ¿qué tal si algún estúpido mata a un fulano porque lo vio feo o algo igual de ridículo, o porque estaba borracho e imaginó alguna ofensa? Imagínense regresar a los sentidos y descubrir que terminaste la vida de otro ser humano. Peor aún, ¿qué tal si en efecto no había hecho nada el otro tipo?

Ya si se trata de alguno de esos asesinos a sueldo, la cosa es diferente. Para eso sí no tengo idea más que las películas donde ya sea que glorifican al asesino, lo condenan, o simplemente lo desbaratan en cachitos (no literalmente) para analizarlo.

Alguien debería hacer una película que se llame Asesinjas. Nomás regístrenlo porque todavía no sale en google :-P

Almendras

El olor a almendras que inundaba su nariz liberaría pronto a Civis. El sol, que durante su infancia era bienvenido para iniciar los juegos matutinos,  ahora complementaba y quemaba las almendras que olía. En cierta manera también era bienvenido esta vez, aunque sólo como un accesorio para la liberación.

Quizá hubiera sido mejor que el pegamento de las sábanas de su cama hubiera sido reforzado ese día.

A %d blogueros les gusta esto: