rm -rf /

rm -rf /

Pasó el día de hoy, o el de ayer, o el día menos esperado.. sucedió tan rápido, en fracciones de segundo…. Simplemente te olvidé, simplemente estoy muerto.

Anuncios

Asesinjas

¿Eh? ¿eeeh? ¿Se oye bien, no? ¿no? Me callaré, pues.

Cuando yo digo asesino me refiero a alguien “que mata”. A veces se hacen distinciones que dependen de la intención del que mata, pero en esta entrada yo no hago muchas porque qué flojera.

¿Qué clase de cosa le hará un asesinato a una persona? Uh, me refiero al asesino, obviamente.

Porque pienso que si son de esos asesinos todos enfermos que disfrutan matando a sus víctimas pues… digo,  como que no tendrá un efecto muy drástico. También supongo que si alguien asesina, no sé, en defensa propia o para salvar a alguien sería un poco más fácil autoconfortarse y justificarse.

Pero, ¿qué tal si algún estúpido mata a un fulano porque lo vio feo o algo igual de ridículo, o porque estaba borracho e imaginó alguna ofensa? Imagínense regresar a los sentidos y descubrir que terminaste la vida de otro ser humano. Peor aún, ¿qué tal si en efecto no había hecho nada el otro tipo?

Ya si se trata de alguno de esos asesinos a sueldo, la cosa es diferente. Para eso sí no tengo idea más que las películas donde ya sea que glorifican al asesino, lo condenan, o simplemente lo desbaratan en cachitos (no literalmente) para analizarlo.

Alguien debería hacer una película que se llame Asesinjas. Nomás regístrenlo porque todavía no sale en google :-P

Yelena

Yelena siempre fue lo suficientemente fiel y cuerda para haber cometido aquella insana escena, no podían creerlo, la policía estaba aterrada, tenían miedo siquiera de su sonrisa, su macabra sonrisa, había terminado de perfeccionar su técnica y la sangre le escurría de la boca a la barbilla.

Yelena tenia todo calculado, un matrimonio feliz, sin hijos, no estaba en sus planes por el momento, simplemente pasar tiempo con su pareja gracias a ese papel estatal que declaraba que estaban unidos por todas las de la ley, más que nada era lo que requería para ser feliz, o eso pensaba, su esposo, Mijail tenia pensado otra cosa, paso un año, dos tres… y la desgracia cayó hasta el 7mo aniversario.

Llegó a su casa a eso de las 5:00 p.m. Ella pasó por aquella puerta y vio unas maletas en el vestíbulo, de pronto, Mijail bajó con una gabardina, con un sobre, se llevó una sorpresa el verla ahí desde temprano, pero en fin no tuvo mucho que decir, le dio la carta, le dijo que habían sido 7 años maravillosos pero que tenía que seguir su camino, agradecida todo lo que habían pasado pero era hora de terminar, quería sentar cabeza y sabia que ella no estaba dispuesta a hacerle ese favor, por que era egoísta, ególatra y demás cosas lindas que había escrito.

Yelena empezó a llorar, Mijail agarró las maletas y en cuanto estaba a punto de abrir la puerta, sintió que se iba cayendo para atrás, un bulto se le había colgado de inmediato y fue imposible evitar la caída, Era Yelena, en cuanto cayó al piso, ella se abalanzó sobre el, fue directo a su nariz y de un mordisco, arrancó suficiente carne y cartílago, pasó a las orejas y sucedió lo mismo.

Los vecinos no sabian que estaba pasando, decidieron llamar a la policía municipal para averiguar que estaba ocurriendo en esa casa, aquellos gritos no eran nada común.

Yelena empezó a enloquecer cada vez más, Mijail gritaba de dolor, mucho dolor, hasta que Yelena le dio un golpe en la cabeza para que se callara, fue así que le quito la playera y empezó a mordisquear los pectorales, el estómago y los brazos, estaba dispuesta a devorarlo, pero ella quería que sufriera, lentamente, para que así, su hazaña valiera la pena, si no iba a ser el de ella, no sería de nadie más, y la mejor manera de tenerlo con el eternamente, era devorándolo.

Mijail no pudo recuperarse de aquel golpe, y menos de toda la sangre perdida, de un momento a otro, empezó a perder la conciencia hasta que dejó de sentir los mordisqueos feroces de su, ahora, viuda mujer.

La policía llegó al lugar, tocaron la puerta y nadie les abría, empezaron a desesperarse y fue justo el momento en que derribaron la puerta para presenciar una de las escenas más horripilantes que habían visto.

Yelena siempre fue lo suficientemente fiel y cuerda para haber cometido aquella insana escena, no podían creerlo, la policía estaba aterrada, tenían miedo siquiera de su sonrisa, su macabra sonrisa, había terminado de perfeccionar su técnica y la sangre le escurría de la boca a la barbilla, estaban frente a la misma encarnación del demonio que decidieron echársele encima, pero uno de ellos corrió con la suerte de que su mejilla fuera mordisuqeada, se pidieron refuerzos, llegaron en 5 minutos, pero era tarde, ya habían 2 cadáveres y un agonizante, al final, la tuvieron que detener entre 7 policias para saciar su sed de sangre.

Camino a la patrulla, vio el mundo que dejó, sus beneficios, su amor, todo por no perderlo, el amor la cegó y la llevó al punto de la locura, tan así que fue la única forma de declarar que algo era de su propiedad y pertenencia, había aflorado su personalidad asesina…

Redrum

Asesina

Provenía de algún lugar que yo no conocía, pero definitivamente no era mexicano, me gustaba tenerlo cerca en todo momento cantándome canciones al oído, en especial canciones de los Beatles, mientras el estuviera conmigo yo podía ignorar al mundo entero, en el camión, caminando por las calles, en mi cuarto con la luz apagada, siempre estaba ahí cantando para mi, pero un mal día, murió así sin mas, el dejó de cantar para mi, hice de todo para revivirlo, pero nunca más volvió a cantar y yo estaba sola en medio de mi habitación, maldiciendo al fabricante, mi Ipod, mi precioso Ipod color turquesa había muerto en mis manos, tal vez de tanto uso, no lo sé, pero creo que yo lo maté y aún lo necesito :(

Mis Tres (Casi) Asesinatos

Durante mi niñez he matado animales. Creo que la última vez que maté un animal fueron unas palomas que se metieron al gallinero que tiene mi madre en un terreno. La verdad no se me ha hecho nada difícil el acabar con la vida de estos seres. Simplemente lo hago de una manera normal…

Y sin embargo nunca he matado a un ser humano pero he tenido tres experiencias en donde he estado a punto de hacerlo.

La primera vez fue por un accidente muy torpe y fue hace ya casi 13 o 12 años, sinceramente no lo recuerdo muy bien. Lo que recuerdo es que yo era un puberto regordete fanático de Dragon Ball. Fue durante la noche, atrás de la iglesia principal de mi pueblo natal durante esa época en la que ya estás muy grande para andar en bici pero muy morro para manejar y no tenía otra opción que caminar. Me encontré pues al otro lado de la acera a un par de amigos que me caen bastante mal y como el tráfico estaba bastante pesado no cruzamos la calle y platicamos a grito de acera a acera.

Y justo a mitad de la plática se me ocurrió que sería una muy buena idea esconderme al lado de uno de los carros en movimiento y correr a la velocidad del mismo para hacer el efecto de “desaparecer” y dejarlos con la boca abierta. Grave error. Me agaché y corrí al lado de una camioneta sin mirar al frente y le di una buena tacleada a un señor de mediana edad que caminaba por la banqueta y que fue a caer directo a la calle. Yo también cai al suelo y solamente escuché a un coche quemar llanta al frenar de pronto. Lo siguiente que vi fue a mucha gente comenzando a rodear y me puse pálido cuando vi la cabeza del señor bajo el automóvil. Pensé que la llanta le había aplastado la cabeza pero solamente quedó a centímetros. Alguien se ofreció a levantarlo y creo que él estaba mucho más pálido que yo. Recuerdo que otro señor me preguntó si estaba bien y le respondí que si, luego recuerdo algo como que me dijo que me pelara antes que llegara la policía y me fui corriendo. Hasta la fecha nadie de mi familia sabe eso porque nunca he tenido la oportunidad de decirles casualmente que ya casi le tronaban la cabeza a un tipo por mi culpa.

Sin embargo mi familia sí se enteró de otra de mis andanzas. Años atrás me encontraba en un negocio con un primo que es mucho mayor a mí. Por parte de mi padre todos mis primos son tipos que me llevan unos 20 años de edad de diferencia. Desde que conseguí el permiso suficiente me gustaba mucho jugar con cohetes… palomitas, cebollitas, cañones, chifladores, etc, etc, etc. Entonces mientras yo estaba a cargo de mi primo en su negocio me salí a tronar cohetes en una calle que estaba relativamente vacía y se me ocurrió la brillante idea de sacar uno de esos chifladores grandes, ponerlo acostado en la calle y ver hasta dónde llegaba. Lo hice, lo encendí y los siguientes segundos juro que pasaron en cámara lenta. El chiflador salió volando y justo doblando la esquina sale una señora y el chiflador le truena a un lado. De nuevo me puse pálido al ver como tiraba las cosas que llevaba cargadas al suelo para llevarse las manos al rostro en señal de que la había lastimado.

Salí coriendo, me metí al negocio de mi primo y me encerré. El problema es que estaba bastante agitado, mi primo lo notó y me preguntó qué diablos era lo que había pasado. Le confesé que le troné un cohete a una señora en la cara y salió a vigilar a la puerta. Yo aún escondido vi como le habló a la doña, me asomé y noté como estaba sangrando de uno de sus oídos le dijo quién era mi padre y que él se iba a hacer cargo de los gastos. Me pedorrearon, me prohibieron los juegos pirotécnicos y me repitieron muchas veces que la pude haber matado hasta tal punto que me la creí.

La tercera vez ocurrió apenas en Septiembre del año pasado… pero haciendo una revisión de último momento creo que aún no estoy listo para contarlo. Tal vez en otra ocasión, una disculpa.

Es tu naturaleza

La ilusión de Edward era infinita ¡por fin dejaría de ser un fenómeno! Pero había sacado conclusiones adelantadas. Al querer tomar lo que más deseaba, no supo controlar su naturaleza. Se convirtió en asesino.

18843817-725916

I kill you

Abrí los ojos y vi todas esas caras que estaban a mi alrededor
introducían bisturìs y otros instrumentos en mi espalda,
sustituìan partes de mi cuerpo  con partes mecànicas.
El dolor y el enojo me hicieron levantarme de la mesa que estaba helada
como esas donde ponen a los muertos.
Mi cuerpo era diferente, mis brazos no eran mis brazos y mi fuerza habìa incrementado
Tome a una de esas personas y estrelle su cabeza contra la pared.
Salte sobre la otra persona y le abrí el cráneo por la mitad, hasta ver su masa craneoencefàlica
(Siempre quise ver una así de cerca)
Después salí del cuarto para huir del lugar pero cuando mire hacia otro cuarto
vi a dos personas platicando, me miraron y con mucha seguridad rieron y siguieron charlando
Entre a la habitación y tome a uno de ellos y comencé a golpearlo en el rostro hasta desfigurarlo, el otro seguía sentado en su sillón reclinable, tan cómodo y fumando un puro.
Comencé a golpearlo con el cuerpo sin vida de su amigo cuando de repente le escuche decir:
¡Pegas como niña!
Seguí golpeándolo hasta que quedo todo embarrado en su cómodo sillón.
Salí del cuarto con prisa, salte por una ventana que me llevaba a otra ventana que me llevaba a otra ventana
y entonces me desperté.
Así fue como me convertí en una asesina con superfuerza y mitad androide.
.
.
.
Les dejo un video de una canciòn que estaba de moda  cuando lores estaba en la secundaria.

Y lo asesinó una gran,gran pelota…..

Dave

A %d blogueros les gusta esto: