Les dije que iba a tener un perrito

Y lo primero que me preguntaron fue “¿Quién te embarazó?”

Les dije que iba a tener un perrito

Yo creo en el axioma de elección

Hay razones para pensar que el axioma de elección es “verdadero”. Pero también hay razones para pensar que el axioma de elección es “falso”. Y los matemáticos se agarran del chongo por esas nimiedades. Bah.

Controversial-mente

De espaldas al tradicional panteón del Saucito hay una grupo de calles “privadas”, con la particularidad de que se tiene acceso a las casas únicamente por una serie de pasajes exclusivamente peatonales. Hace algunos años se me ocurrió dar un paseo en bicicleta por ahí. Los corredores son angostos y las casas, pequeñas con cercas bajas. A esa hora de la tarde hay muchas ventanas abiertas y de cuando en cuando se alcanza a escuchar la televisión. Me sorprendo al darme cuenta que la gran mayoría de los vecinos estaban viendo el show de Cristina Saralegui.

No sé muy bien como definiría yo la controversia. Ya sé que se trata de algo que divide opiniones pero eso es como decir que “mentir” significa no decir la verdad. Déjenme explicarles esto: el caso es que ambas definiciones son generalizaciones muy pobres. La mejor definición que he encontrado yo de la mentira hasta el momento es que “es la retención volitiva de la verdad”.

Es decir que puedes mentir por quedarte callado y que no estás mintiendo cuando, por motivos ajenos a tu voluntad, te ves obligado a ocultar la verdad. Con la palabra “controversia” no tengo una definición igual de depurada. Yo diría, muy a grandes rasgos, que se entra en controversia cuando se da una situación con la que no estamos de acuerdo y queremos cambiar pero respecto a la cual no tenemos posibilidad de hacer nada. Para ejemplos los que ya citaron en posts anteriores respecto a la “homosensualidad” y la religión.

Entraré en un ejemplo religioso: la Kaaba. Para el que no lo sepa, se trata de un lugar de adoración en el islam. La controversia viene con el siguiente detalle: se dice que es un santuario construido por Abraham. La Kaaba tiene más de cuatro mil años de historia demostrable (dejemos de lado la cuestión de si realmente Abraham recibió instrucciones directamente de Dios y el cómo). Y entonces llegan religiones como el cristianismo y el catolicismo que dicen ser las verdaderas y aténticas y únicas, que toman las mismas raíces mitológicas pero que la tienen muy difícil a la hora de dar una respuesta clara y directa respecto a la Kaaba.

Aquí es importante señalar que sinceramente desconozco la posición oficial de estas iglesias respecto a la Kaaba pero, haciendo la pregunta de manera informal a gente que yo creía que podía sacarme de la duda (ningún musulmán, desafortunadamente) se limitan a decir que se trata de mentiras y falsedades. Siendo que tal lugar tiene una historia bien documentada que data de más de dos mil años antes del origen de sus creencias. ¿Es tan difícil reconocer que, sí, de por ahí viene el cristianismo? Yo no le veo nada de malo.

La controversia es, para mí, una cosa muy fea que solo quita el tiempo. Es caer en un vado del que no se va a salir porque ninguna parte cede. Ahora tenemos el tan sonado caso de Wikileaks en el que las partes interesadas parecen estar más ocupadas tratando de mantener el status quo que en en procurar que lo que no les ha gustado del asunto no vuelva a ocurrir.

A mi sí me gusta mucho hablar (no quisiera que se me malinterprete si digo “discutir”) de muchas cuestiones controversiales pero más que nada para saber cómo llegaron otras personas a sus conclusiones y la posición que sostienen que para decir quien sí y quien no tiene razón. Creo que tiene más sentido y ahorra muchos problemas enfocarse en buscar una solución que permita seguir avanzando.

Para continuar con referencias islámicas, déjenme contarles una breve anécdota de Mahoma. Pero antes un poquito de contexto. En una esquina de la Kaaba se encuentra, desde hace muchos siglos, la piedra negra. Esta consiste en una roca de supuesto origen meteórico que de acuerdo al islam, cayó del cielo para señalar a Adán el lugar donde debía construir un santuario y, si algún dia se consolidan las mitologías cristianas, católicas, judías e islmámicas, sería una de las reliquias religosas más importantes del mundo. Pues bien, sucede que en una guerra la Kaaba fue parcialmente quemada y, para su reconstrucción, la piedra negra fue retirada de su lugar (supongo que a más de uno se le habrá pasado esa referencia en Lost ¿no?). Al momento que los trabajos de reconstrucción estaban siendo terminados, los cuatro líderes de los clanes discutían respecto a quién tendría el gran honor de colocar la piedra negra de vuelta en su lugar. Nunca se pusieron de acuerdo y decidieron dejarlo al azar: le pedirían al primer hombre que pasara por ahí que lo hiciera. El primero en pasar fue Mahoma quien, al enterarse de lo que estaba sucediendo, fue a traer una tela. Colocó la roca en el centro y le dió una esquina de la tela a cada líder de clan, de modo que todos pudieran ser partícipes.

Ojalá todas las controversias se resolvieran así de bonito.

 

Para todas las ardillas con las que compartí mi vida

No se necesita ser un genio para participar en un tema controversial o sacarse de la manga cualquier tema que sorprenda hasta al más purista de los individuos.

Por eso quien se dice ser controversial no me sorprende en lo más mínimo. Esto incluye a personas, publicaciones, películas, teatro, religiones, etc, etc y un más largo etcétera.

Será tal vez que estoy harto y fastidiado de querer ser sorprendido, será que presiento que ya lo he visto todo o que por lo menos no hay nada que me mueva el tapete. De cualquier forma me gusta de vez en cuando preguntarle a alguien que tema considera bastante controversial o shockeante y el tema elegido es precisamente el tabú o lo que tiene loquita a esta persona. Normalmente sus respuestas también me dejan ver lo impresionables que pueden ser.

Durante varios años de mi vida, tal vez más de los que me gustaría admitir, me gustaba mucho llevarle la contraria a la religión y cargaba con mi estandarte de ateísmo para todos lados. Si veía a alguien rezando a la Vírgen de Guadalupe sacaba mis dos pistolones que nunca me fallaban: La burla y la inteligencia. Fueron incontables las peleas con familiares, ex-novias, amigos sobre lo pendejos que eran por adorar una figura de ficción, por creer que al morir iban a existir para siempre, por sus ritos de bautizo a ls infantes que aseguraban que su credo nunca se extinguiera y un largo etcétera.

Pero entonces conocí a personas como yo.

A mí no me sirvió eso de poner las cosas en perspectiva y ponerme los zapatos de los católicos. Lo que a mí me sirvió bastante fue el ver a estas personitas que, al igual que yo, atacaban a los creyentes. Escribían Dios con minúscula, hablando inglés en lugar de usar la expresión usadísima “oh, my God” usaban variaciones, tenían un altar de Darwin y, de nuevo, un larguísimo etcétera. Me di cuenta entonces de lo mal y lo estúpido que se ve el crear controversias a raíz de la religión. Dicen que la fe mueve montañas. Yo diría más bien que la fe hace a las personas innamovibles como una montaña. Crean o no en Dios, se plantan tan profundo que de ninguna manera serán movidos. Lo gracioso es que, mientras están plantados en su lugar, ellos mismos tratan de mover a otros.

Así entonces se me hizo muy culero criticar algo y comportarme como los religiosos lo hacen. Irónicamente, el ateísmo se está convirtiendo también, muy a su manera, en una especie de religión en donde sus creyentes quieren inculcar la Razón en los demás infieles. Es entonces que decido guardarme mis creencias y convicciones y practicar algo de tolerancia respecto a estos casos tan controversiales.

Por otro lado del umbral una de los temás que también me han mencionado causa muchas controversias es el de la homosexualidad. Es un tema algo complejo y no me gustaría herir la sensibilidad de un amigo que lee estas palabras y que es gay pero tiene miedo de admitirlo y de uno de los autores de este mismo blog. Así que trataré de mantener el tema lo menos insultante posible.

Viniendo de una sociedad machista, mis primos me enseñaron a burlarme de los maricones desde muy temprana edad. No sé exactamente el cómo describir bien el por qué acepté el hacerlo pero lo puedo comparar con la risa que te da cuando ves que alguien que va en la bicicleta se cae sin meter las manos. Es como el reírse de un perdedor que no pudo vivir bajo las normas de la sociedad. Es como burlarse de alguien que nació con una deformidad en el rostro. Pero recuerden, los niños pueden ser de lo más crueles. De todos modos, dejé las burlas y las cambié por miedo cuando una vez mi mamá me escuchó gritarle “joto” al estilista de la colonia. Me dijo que no lo hiciera porque ellos (los jotos) siempre cargaban con cuchillos para matar.

Y en alguna ocasión tuvimos a dos perros machos viviendo juntos que se montaban el uno sobre el otro. Tal vez porque la calentura era demasiada, o porque no había nada más, pero dudo que los perritos lo hubieran hecho porque “estaban enamorados” o “porque así nacieron”.

Ahora ya muchos saben que uno de mis ex-compañeros de casa fue un homosexual. Lo acepté en parte porque quería demostrar que, de nuevo, yo soy una persona altamente tolerante y con un temple inquebrantable. Quería quitarme todos esos prejuicios que venía cargando sobre los homosexuales siendo promiscuos, afeminados, etc, etc. Y pues ya ven, esta persona vino nada más a comprobarme que los homosexuales eran tal y como me los venía imaginando gracias a esta sociedad machista. Tenía sus “novios” que le compraban cosas. En la casa entraban y salían sus diferentes parejas y bueno, muchas cosas poco agradables que no quisiera seguir comentando.

El rol de la mujer en la sociedad también siempre ha sido un tema que sorpendentemente hasta la fecha sigue siendo altamente discutido. La verdad ya da flojera. No cualquier mujer tiene la fuerza para hacer trabajos que realizan algunos hombres y estoy de acuerdo que quieran ser tratadas iguales y con los mismos derechos pero entonces se me hace muy hipócrita que pidan que les cedas tu lugar en el camión o les abras la puerta o les pagues la cuenta. Digo, si quieren ser tratadas iguales deben de quitarse también todas esas ventajas pendejas que tanto quieren porque son mujeres.

Pero ya no me está gustando el giro que le di a este post donde voy comentando los temas uno por uno. Digo, me agrada tener una estructura organizada pero harta y fastidia después de un rato.

Así es como supuse que ya se encontraba la mayoría luego de semanas y semanas de estar escribiendo y grabando y pensar qué hacer. Un blog normalmente solía ser un lugar para entrar y debrayar por líneas y líneas teniendo la seguridad de que por lo menos un pendejo iba a leer de pies a cabeza. Ahora no lo sé, los tiempos y los medios han evolucionado a pasos tan agigantados que tomó tan solo un par de años. Si la lectura no es algo recomendado por alguien más o con un un nivel de redacción de primaria, no cualquiera lo va a leer. Y no sé a donde vamos a llegar si a mí en lo personal ya me está dando flojera leer pequeñas actualizaciones de ciento cuarenta caracteres.

A %d blogueros les gusta esto: