¡Hola!

No me gusta ser la última, o estar retrasada (en todos los sentidos), así que hoy me pondré al tanto.

Al parecer nací hace 18 años, de un par de jovencitos rebeldes y amorosos. Tan rebeldes que, a cabo de 8 años de matrimonio, no se soportaron más, y explotaron como masa condensada *PIURFF* por el espacio.

A decir verdad, esto nunca me ha preocupado mucho, porque siempre estuve acostumbrada a todo lo que incluye el fabuloso paquete de los papás separados (por unos miles de pesos más, llévese el nuevo DivorcioRex, ¡sus hijos lo amarán!).

Mi educación pre-escolar, primaria y secundaria estuvo metida en institutos de monjitas pervertidas y malvadas (una, en especial, tenía cataratas y me daba mucho miedo porque se parecía al saltamontes de Bichos). Por lo tanto, por supuesto, me convertí en una seudopunk desafiante, contestona, saltarina, altanera y apocalíptica. La pesadilla de una escuela.

Al llegar a la hora del bachillerato, estuve dos semestres en el Tec de Monterrey, en un grupo sumamente complicado. Mis compañeros eran la leche de la crème brûlée. Así que me aburrí y me enfilé al Frente Unido de los Autodidactas.

Hasta aquí, nada es interesante. Y no, no son los únicos que lo piensan.

Creo ser bastante solitaria, pero no parece molestarme demasiado. Sólo a veces quisiera saber qué se siente llegar a casa y que alguien te espere, o recibir llamadas que no sean de tu mamá, o ir a caminar con alguien que no sea tu mamá (o tu sombra).

Me encuentro bien, pero aburrida. Y es aquí donde comienza mi hilo de inspiración insípida para la próxima publicación.

Soy yo

Es curioso tener que definirse en base a las propias convicciones, a lo que uno cree de si mismo, a ese yo realmente aislado del entorno. Siempre he creído que la concepción del ser humano esta relacionada de manera indivisible con el entorno en que este se desarrollo. Y de ahí baso mi concepción del “yo soy”.

Recuerdo mucho el episodio de Evangelion, el final, si ese que a nadie le gustó por que todo mundo quería cosas épicas y apocalípticas. Ahí, en ese último episodio nos muestran a un ser humano en su limbo blanco, y poco a poco se va dibujando su entorno, el piso, y ahora tienes piso y por ello tienes unas piernas para caminar, luego un cielo, y sabes que es alto y que es bajo. Así vamos avanzando hasta llegar a los más mínimos detalles del universo que dan sentido a cada situación del comportamiento humano.

Así y basado en esta idea, podría decir que yo soy el viento húmedo, aquel que esta empapado de agua. Aquel viento que lleva el agua en forma de lluvia, de tormenta a todos los lugares. Ambos elementos son cambio, y así es como me defino, soy un cambio constante, me adapto, me agrando, me achico, voy de prisa, voy depacio, soy frescura, soy furia, tempestad, calma.

Soy un león de trapo que busca un corazón, no soy de hojalata, soy de trapo pero aún así quiero un corazón. Uno que por un momento me detenga, y uno que después de ese lapso me lleve a buscar más.

Soy un tipo que en el fondo siempre emprende cosas nuevas, se une a blogs invitados, postea tarde, luego postea a tiempo.. y luego.. nadie sabe. Hoy es hoy, y solo hoy se quien soy, mañana posiblemente sea alguien distinto….

PS: Y si la pregunta quedó aún sin responder, entonces puedo decir que al buen entendedor pocas palabras (eso o que estoy bien pendejo para escribir).

Yo? Eh… No, nada, digo: nadie.

Primera parte.

El Pinche Wayito. El puto del Wayito, cualquier cosa. Pensaba hacer esto en dos partes, pero lo haré en todas las que vayan saliendo. Dentro de esta primera parte, se me ocurre crear otra primera parte donde hablo de cómo pienso, luego otra donde hablo de lo que hago y por último una donde hablo de lo que soy o creo que soy. Luego otra segunda primera parte donde hablo de lo que me gusta y para complementar y terminar con esta “primera parte”, con lo que no me gusta… y como que ya empiezan a darse cuenta de cómo soy.

Soy esa persona que piensa que las cosas podrían estar mejor, pero se limita a criticar y a condenar las pendejadas que comete la autoridad. Soy ese que piensa que debería haber una reestructuración, una devastación para comenzar a construir todo desde los cimientos, pero esta vez, con cimientos de calidad. Soy el que piensa que Dios, tal y como nos lo ha vendido la puta y perra iglesia no existe, sin embargo doy gracias a la vida, doy gracias a la naturaleza por permitirme disfrutar de todos sus bellos placeres, de tantas sensaciones y emociones: respirar, asombrarme, saborear, enamorarme, soñar con tantas cosas…
Soy ese que se encabrona cuando detecta que no hay respeto al trabajo de los demás, cuando cacha que los recursos son desperdiciados, derrochados a lo estúpido. Soy ese que en el mundial, le iba a los más débiles e hizo una rabieta de media hora porque ese pinche Uruguayo hijo de la chingada metió la mano de manera puerquísima y TODAVÍA se sorprende cuando le sacaron la roja… Y TODAVÍA festejó que fallaran el penal los negritos.
Soy hijo de una familia disfuncional que siempre ha tenido un complejo de inferioridad aunque en el fondo, me comparo siempre con la gente que admiro y encuentro que, por lo menos en algún sentido, soy superior a ellos. Soy ese que alguna vez fue altanero, arrogante y burlón, y que ahora procura ser humilde sobre todas las cosas, ah!, pero que no se trate de un imbécil porque lo hago pedazos.
Soy un estudiante enamorado de la ingeniería, pero sin la mitad de la disciplina necesaria como para convertirme en uno. Soy un comerciante medianamente exitoso. Soy un pilar en cualquier lugar donde se me ponga, capaz de convertirme en líder, pero feliz siendo el soporte, la logística, el staff.
Me mueve el amor a mi familia, mis sueños, el deseo de convertirme en quien me gustaría ser. Me mueve el gusto por descubrir cosas complicadas, tan bobas como la Química, como las Matemáticas o los acertijos: cosas que no todas las personas son capaces de resolver.
Me gusta el café, más por el aroma que por el sabor. Me gustan las mujeres… Mucho… Todas… Todo de ellas. Me gusta la calidad en todo, principalmente en la comida, en la limpieza, en la ropa, pero sobre todo: en el puto software. Me gusta sudar, respirar, descubrir un nuevo sabor, me gusta compartir, me gusta platicar hooooras con gente interesante, me gusta cantar, pero más bien arremedar los sonsonetes de los artistillas pedorros cuando cantan. Me gusta besar, abrazar, acariciar y pues… todas las demás consecuencias de eso (incluyendo los bebés, aunque no planeo tener uno por ahora).
Las cosas que no me gustan, por lo general, me cagan. Peeero, para no llenar esto de vulgaridades, cambiaré los “me caga”, por “me choca”, los “me encabrona” por “me sulfura” y los “me reemputa” por “no soporto que…”, ok?
Están celebrando que España ganó el mundial justo en este momento (Ah, sorry, se suponía que eso iba en Twitter) y me recordó esos días donde el espíritu mexicano estaba por los cielos, que íbamos a hacer historia, que había que “Pasar del México del ‘Sí se puede’ al México del ‘Ya, no mamen…’ “. Esas cosas me reemputan, I mean: No las soporto. Eso, la Virgen de Guarralupe, Jesús y las curanderas (brujos, no sé cómo más los puedan conocer, pero son esos charlatanes de esotería) son, diciéndolo de la manera más elegante que puedo hacerlo, maneras vulgares, asquerosas, pinches de vender fe, de dominar a la raza y de manipularla siempre en beneficio de esos pocos que comprenden cómo funciona el engaño, las patrañas esas. Sobre lo mismo, me irrita sobremanera la gente que prefiere no enterarse, no pensar, no darse cuenta de las verdades evidentes, que están contentas y tranquilas tragándose toda esa mierda que por miles de años nos han dado de tragar. Sobre lo mismo, me desagrada cuando veo un mal padre, esa mamá que lo mejor que le hereda a sus pequeños son sus estúpidos complejos, su nula capacidad para discernir, los convierten en cobardes, en gente orgullosa por haberse “chingado” a un pendejo haciéndole trampa, los enseñan a soñar con ganarse la lotería, con encontrarse un tesoro, con que todo se les resuelva por arte de magia. Me sulfura cuando les piden a esas pequeñas criaturas que digan “puto”, que le peguen a alguien, que escupan. Otra de las cosas que no soporto es que la educación aquí en México esté, irónicamente en manos de gente acomplejada y estúpida. A lo largo de mi vida como estudiante, únicamente puedo contar 3 (de entre 200 ó más) personas que tenían vocación como profesores, como maestros, como gente que motiva, que provoca que los pequeños se formen como personas de bien, productivas, con un sentido, que verdaderamente hacen su trabajo: educar.

Segunda Parte.

Soy una persona que se levanta a las 3 ó 4 de la mañana, dependiendo de la época del año. Se levanta a esa hora porque a esa hora se le está adelantando a todos los demás, porque busca siempre ser el primero y el mejor. Soy ese padre amoroso (ojo con el orden) que llena a sus hijos de comodidades, de labores agradables, interesantes, de placeres SIN olvidarme de hablarles acerca de lo dura que es la vida, de las responsabilidades, del compromiso que deben mostrar siempre, del respeto y del cuidado que deben tener en jamás pasar sobre las personas y jamás dejar que nadie pase sobre ellos. Soy ese esposo atento, cariñoso, digno que siempre logra hacer sentir segura y orgullosa a su familia. Soy un empresario que se preocupa más por el cómo mi empresa afecta (positivamente) su entorno que por el dinero que se percibe en ella. Interesado por el bienestar de sus empleados, por que disfruten lo que hacen, porque se sientan útiles. Soy un viajero. Soy un atleta. Soy un hombre. Tengo 50 años y no me importa si mi corazón se detiene en este momento. He vivido de una manera en la que no tengo mucho de qué arrepentirme y en cambio, sí tengo mucho de qué agradecer, de qué sentirme orgulloso.

Esto todo es mucho de lo que soy y quiero ser, sin embargo ni escribo tan bien como para que leyendo esto me puedan conocer del todo, ni soy únicamente esto que les comparto. Voy a disfrutar mucho con los comentarios que me dejen. Si alguien se saca de pedo con alguna de las cosas que escribí, lo invito a tomarnos un rico cafecito a donde ustedes digan para intercambiar puntos de vista, au revoir!

Yo Soy “Juan Cogedor Sin Ley”

A estas alturas ya muchos saben que vivo en los Estados Unidos, pero no saben el motivo, la verdad es que vivo en el exilio, no por crimen, no por deudas, no por cosas fuera de la ley…. O tal vez sí.

Fui el mayor de dos hermanos, el más precoz, el más despierto, el más extrovertido y el más culero por así decirlo, ah también el más sexoso.

Mi despertar al sexo comenzó por ahí de los 13 años, con mi maestra de matemáticas en secundaria, aquella viuda buenona del pueblo. Al morir don Chachá su marido, dio rienda suelta a su pasión, cuarentona reprimida sexualmente y yo un chamaco chaquetero conociendo las mieles de una mujer en plenitud. Confieso que esa relación no duró mucho porque descubrí que no era el único adolescente que se la follaba y me rompió el corazón, al poco tiempo salió embarazada de un chavo banda, el costeño le apodaban, 23 centímetros se tragaba la condenada…. Según la pandilla por eso me cambió.

La segunda mujer en mi vida fue la vieja del tendero, siempre me atraían las mujeres ajenas, maduras, de treinta para arriba, Se hablaba que Asunción, don Chon el tendero era un hijo de la chingada, que según había matado hacia años a un pretendiente de Maria su esposa, poco me importaba ya que mi calentura era más grande que el miedo y su vieja más fácil que la tabla del dos… y dos eran los palos que diario le echaba a su señora detrás del mostrador. A los pocos meses don Chon nos cachó en plena movida, sacó tremendo revolver de entre sus ropas y se abalanzó sobre mí, a punto de disparar le dió un infarto, yo solo me oriné pero sobreviví, él del hospital ya no salió.

Dejé un tiempo a las mujeres, el trauma me hizo alejarme de María la viuda del tendero, pasaron los meses y de repente convencía a alguna compañera de ir al rio pero no era lo mismo, solo cerraban los ojos y se dejaban hacer, yo quería una madura que me enseñara. Un día mi madre me obligó a ir a misa, ahí conocí a doña Sofía, vieja persignada de 42 años con un marido parapléjico, la mujer perfecta. Con el pretexto de prepararme para mi primera comunión empecé a frecuentarla, ella me enseñaba las oraciones yo le acomodaba su ferretería, a los pocos días también le acomodé otra cosa entre las piernas y ya no me dejó, la primera comunión se fue posponiendo meses, dos abortos y varios sustos sufrió doña Sofía, al año exactamente me aburrí y la cambié por otra, la comunión nunca la hice.

La amistad de mis padres con el Presidente del pueblo me hizo trabajar en su casa, era un milusos, la hacía de jardinero, mandadero, barrendero, chafirete, etc. Su esposa una vieja mamona como de 50 años, güera buenota, alta y de clase según ella. Todos los días nadaba la señora en la alberca a las 2 de la tarde, todos los días le llevaba la toalla para secarse. Un domingo de verano su esposo viajó a la capital y la servidumbre descansó, a mi me citó con el pretexto de arreglarle unas plantas, le arreglé otra cosa y algo más. Mantuvimos una relación por espacio de 5 meses hasta que se embarazó y me alejé, según ella el hijo era del Presidente, aunque yo le heredé la barba partida, eso sí, de manera inconsciente.

Muchas señoras del pueblo desfilaron en mi vida, de muchas broncas me salvé, hasta la amante del cura pasó por mis armas, doña Lucrecia se llamaba. Solterona pero con más experiencia que puta de cantina. A diario al salir de la escuela me metía a su casa, a ella le metía otra cosa y también era feliz… Felicidad efímera a fin de cuentas. Esa relación duró poco tiempo porque el padre se dio cuenta y me excomulgó, me robé las limosnas y los milagros del santito pretextó, al segundo día aparecieron como por arte de magia, nadie le creyó.

Viejas más, viejas menos y la leyenda de Juan cogedor sin ley siguió creciendo, se murmuraba que mi hermano los mismos pasos seguía, claro que el alumno nunca superaría al maestro. Tino mi carnal era un poco más alto que yo, pero moreno como tizón y en la cama no creo que se moviera como este pinche cogelón. Tino empezó a andar con la hija del boticario, Samantha hermosa como una flor, nombre de teibolera, 16 años y blanca como el algodón. La verdad es que a mi nunca me gustaron tan niñas e inexpertas. Un día de mayo Samantha llegó a la casa a buscar a Tino, al no encontrarlo me pidió la acompañara a sus terrenos por elotes, su mamá cocinaría un rico chileatole juraba la pinche chamaca. Pasamos las horas platicando y cortando elotes, entre risa y risa, elote y elote nos enamoramos, corríamos por los surcos, y entre tanto juego ahí mismo cocinamos, le di el chile y luego el atole. Que rico cogía Samantha verdad de Dios. No nos dimos cuenta del tiempo y seguimos dándole rienda suelta a la pasión, cuando entre la milpa con escopeta en mano Tino se asomó. No pude ni explicar, no me dejó ni murmurar y muchos menos defenderme, soltó el primer escopetazo y parte del plomo en mi rodilla se alojó, Samantha gritaba e imploraba que no me matara, que éramos hermanos, por suerte estaba una piedra a mi lado y la cabeza le estrellé. Ella misma me sacó del pueblo en su camioneta y me prestó dinero, así vine a dar a los Estados Unidos.

La historia de Juan cogedor sin ley continúa hasta la fecha, creo que el odio de mi hermano también, aún después de más de 20 años mi gusto por las de 16 como Samantha sigue intacto, de las maduras ni me acuerdo… ah y de mi rodilla, solo cuando hace frio me recuerda que a la vieja del hermano se respeta.

Yo soy

Andrés, algunos me dicen Jeff.

Yo soy el silencio

Bueno, esa frase allá arriba es algo que siempre he querido decir aunque la verdad no imagino el contexto en el que pueda tener sentido. Quizá lo tenga en alguna historia que aún no ha sido contada, no lo sé. Creo que me relaciono con esa frase porque siempre me dicen que soy muy callado, muchas veces en una reunión o al conocer a nuevas personas me dicen que hable, que diga algo, pero yo me siento cómodo así. El que guarde silencio no significa que me caigan mal, al contrario, indica que estoy bastante cómodo escuchando y poniendo atención.

“Soy pachanguero, tequilero
medio ñero, caguamero
soy ranchero sin sombrero”

Dicho eso, normalmente siento que cuando me abro con las personas y soy auténticamente yo, termino generando más conflictos e incomodidades que otra cosa. No que me considere una persona molesta o hiperactiva ni mucho menos controversial. Al contrario, yo creo que simplemente el resto de la gente es muy cuadrada. Hasta he tenido profesores que se molestan por lo que escribo. De manera indirecta esa es otra de las razones por las que normalmente prefiero guardar silencio. Realmente lo último que quiero es molestar a los demás. Y eso nunca me sale bien…

“I just can’t keep living this way
So starting today, I’m breaking out of this cage”

Otra característica mía es que no siento que haya cambiado en mucho tiempo. Hay personas que me han platicado que antes no eran nada aplicados en la escuela pero terminaron la carrera con mención honorífica o que no se atrevían a tal o cual cosa y ahora son unos masters en la materia. Por lo que a mi respecta siempre he pensado de manera similar y me he comportado casi igual. Claro que he tenido mis revelaciones y he cambiado algunos hábitos, pero me refiero a algo más profundo. Sí, antes yo era el más ñoño de la clase y con el tiempo me fui haciendo más y más del promedio, pero eso nunca me importó mucho para empezar. ¿Soy el único al que le pasa?

“Me despierto muy temprano. Mi vuelta del campo de los sueños es brutal al entrar en el país de lo cotidiano.”

Me encanta leer, me encanta escribir. Amo la narrativa y las historias y las películas. De niño mis padres fueron sobreprotectores y no me dejaban ver películas “de espantos” porque decían que eso me causaba pesadillas. Con el tiempo descubrí que no eran pesadillas, simplemente soy propenso a experimentar eso que dicen que “se te sube el muerto” y que por lo visto tiene que ver con la dieta, horas de sueño y desgaste físico que se tiene durante el dia. Duh, es tan bobo que creo pone a mis padres en la categoría de supersticiosos. El caso es que me encantan las historias y películas de horror, las que tienen monstruos y criaturas y todo lo que se le parezca.

Sin embargo soy malísimo para el romance y todo eso. No se de dónde saca la idea la gente, yo creo han visto demasiadas telenovelas. Es tan cursi y tonto. Muchos se shockean cuando les platico que es posible que yo nunca me case o tenga pareja. Ya sé que van decir que más rápido cae un hablador que un cojo y no, no lo digo de manera definitiva. Simplemente lo acepto como una posibilidad, dada mi forma de ser y de pensar. No me siento anormal ni raro por eso.

Me paso el día frente a la computadora, ya sea por trabajo o por diversión. Últimamente diría que también por expresión dado que escribo, comento, hago replies, edito fotos y subo videos sin mucho sentido. Pero para algo deben de contar ¿no? Me considero medianamente geek, friki o como le quieran llamar. Llevo años en internet, principalmente leyendo y absorbiendo información, miles y miles de datos inútiles que puede que me salven la vida algún día. No sé mucho de anime/manga. Cuando mis amiguitos veían dragon ball o los caballeros del zodiaco, yo estaba viendo hacia otro lado. Confieso que los dibujos me parecían feos, ahora ya lo acepto más y soy fan de algunas sagas. De hecho una de mis series favoritas es de este género. También creo que ha llegado el momento de aceptar que los videojuegos no son lo mío. Nunca he tenido una consola propia, habré terminado una decena de juegos en mi vida únicamente y del Xbox 360 para acá no tengo mucha idea de lo que está pasando en esa industria/subcultura o como quieran llamarle. Además, es un pasatiempo costoso que no siento que valga la pena en cuanto a costo/beneficio. Eso o tal vez soy demasiado flojo para terminar los juegos. Solo he jugado un juego en multiplayer en línea en mi vida ¿me voy a morir?

También soy malísimo para la música. Recuerdo que ya desde el sexto de primaria mis amiguitos estaban traumados con algo, fueran los héroes del silencio o Michael Jackson. Actualmente creo que se dividen en reggaeton, punchis punchis o pop a secas. No sé nada de post rock (muy apenas medio estoy teniendo idea de lo que es el rock, no me digan que ya expiró), de hecho ahí les va: la música a base de guitarra y batería no me parece interesante. Prefiero cosas calmadas que me relajan y me dan paz aunque últimamente me está gustando el rap. No pregunten, recuerden que yo no tuve adolescencia.

“La ciudad está viva, en cada rincón habitan recuerdos”

No creo pertenecer a ninguna “tribu urbana”. Medio intenté ser patineto pero las cosas no salieron muy bien, afortunadamente nunca me rompí ningún hueso ni nada. Me gusta mucho la ciudad, las calles, el caos y los lugares ruinosos y abandonados. A veces salgo a hacer largas caminatas o rutas en bicicleta, aunque ya no tanto como antes. Creo que eso tiene que ver de alguna manera con mi sobrepeso actual…

También me gustan todas las formas de vida, no le tengo miedo a los insectos por ejemplo. En otra vida hubiera sido entomologo. Por ese lado también me gusta el campo, no me incomodan los climas extremos ni las lluvias ni el lodo y tengo muchas anécdotas al respecto. En la vida real soy ingeniero en sistemas computacionales pero me siento raro cuando me llaman “Ingeniero” asi que por favor evítenlo.

Err… creo que es todo, de hecho ya me extendí demasiado y creo que no dije nada de utilidad. Nos estamos viendo en este blog, que espero siga tan prolífico como ha comenzado esta semana. De verdad que hasta me estaban intimidando con la calidad de sus posts.

Yo soy nadie.

Empezaré por lo básico para no enredarme.

Varón. Tengo 21 años, pero aún no me siento como un adulto en ningún sentido. Soy estudiante, sin embargo rara vez estudio y es cosa de la suerte que siga en la carrera que “escogí”. El hijo de en medio de una familia bastante disfuncional, muy siglo veintiuno. Suelo parecer serio, frío y distante pero eso es sólo parte de un caparazón desarrollado con fines de protección, luego soy buena onda. Creo.

Tal vez sea porque en mi adolescencia fui muchas personas y apenas estoy sentando las bases de lo que sería una persona como tal que no pueda encontrar una respuesta a quién soy que me deje satisfecho.  Por eso es que “nadie”  como definición de mi persona me pareció lo más adecuado, ya a lo largo de lo que espero sea mucho tiempo que este blog esté activo ustedes crearán una imagen de persona basados en lo que yo decida compartirles, que es básicamente como funcionan las relaciones humanas reales.

Tu eres.

Muchas personas me han dicho que soy raro, lo normal es que a lo largo de nuestra vida todos conservemos algo en nuestra personalidad, mi forma de ser ha cambiado mucho durante mi vida, no soy el que fui a los 6 años, no soy el que fui a las 12, mucho menos el que fui a los 17 y nada que ver con lo que soy ahora, nada, absolutamente nada.

Podria decir que he sido muchas personas a lo largo de mi vida.

Soy la tipica persona a la que le da igual tener amigos o no, soy aquel que odia a toda persona antes de conocerla (te odio a ti), si, todos entran inmediatamente en mi lista de “odiados”, apenas conozco a una persona y ya la estoy menospreciando, y asi es hasta que compruebo que estoy tratando con una persona normal, y no con un completo idiota, y para mi es muy facil que alguien se convierta en un completo idiota. No es que me guste pensar asi, pero estoy acostumbrado.

Soy el tipo de persona que odia la forma de pensar de la mayoria de la gente, los que no son realistas, los que creen ser unas maravillas sin igual en el planeta, y a los que son pendejos asi nada mas… aunque debo aceptar que a estos ultimos los tolero un poco mas.

No se realmente lo que la gente piense de mi, y estoy seguro de que no soy lo que ellos creen, siempre he creido que la mayoria de las personas me odia, y eso porque yo he hecho un poquito de esfuerzo para lograr que me odien, aunque tambien he llegado a pensar que lo unico que he logrado, es hacerlos creer que soy un pobre diablo sin oficio, cosa que tiene algo de cierto.

Siempre veo el lado malo en lo bueno, no por pesimista, simplemente por abrirle los ojos a las personas.

Soy el tipo de persona que cree tener severos problemas mentales, y cree estar cuerdo a la vez.

Soy el que ha escrito en blogs desde el 2004, soy el que es fanatico de los videojuegos, pero que piensa que la palabra “gamer” es de las cosas mas pendejas de este mundo.

Soy aquel al que le fascina la musica, y siempre ha soñado con ser un baterista profesional, pero que nunca ha hecho nada para cumplir ese sueño.

Soy el ateo, que estuvo una gran cantidad de tiempo en colegios catolicos, aquel que ama la cerveza y el whisky, soy ese que disfruta ponerse ebrio, pero que odia a los borrachos en las fiestas.

Soy aquel que cuida su ortografia, pero que nunca usa acentos (y me niego a hacerlo).

Soy ese gran tipo de 22 años,  Ingeniero Bioquimico, graduado desde hace 7 meses y aun desempleado (si, esta es la parte “dramatica” del post).

Bah.

Podria seguir escribiendo una gran cantidad de cosas, y podria parecer que les digo mucho, pero en realidad no les estaria diciendo nada… asi que mejor lo dejamos en:

“Yo soy Diablorama, el ser mas buena onda, amable y divertido del planeta.”

no ser nadie o no?

NO ser nadie tiene pros y contras; por un lado ayuda a dejarse ir, soltar los ideales inútiles y correr con las lágrimas de lo que no se es hasta el final de las propias mejillas; por el otro la falta de identidad merma en la conformación física y se difuminan los límites uqe nos separan del resto del mundo; sin darse cuenta, de pronto uno es parte de una pared, o de otra persona.
Las noches en las que soy cuestionado por el mundo que no me rodea……………………………………………………………………………..
…………………………………………………………………………………….
……………………-corte-.

Yo, soy tu padre

Muchos de ustedes ya tienen el placer de conocerme personalmente y quienes no, pues lo siento por ustedes, no se puede tener todo en esta vida, pero la cuestión es ¿realmente saben quien soy? de todos ustedes sólo hay dos personas a quienes realmente les he abierto mi corazón, (esto lo estoy poniendo con la esperanza de que no se escuche muy mamón) ahora que lo recuerdo son tres, en fin, lo importante es intentar hacerles un mapa no muy exacto de lo que soy o más bien de lo que pretendo ser aunque se que realmente no les interesa.

Para empezar, lo primero que tienen que saber es que amo con locura y pasión desenfrenada a los Beatles, con esto podrán darse cuenta que no soy tan fría y mamona como quiero aparentar ser, en segundo lugar, no me gustan las personas, me producen una mezcla de odio y miedo, todos me caen mal hasta que me demuestren lo contrario, no creo que sea algo muy relevante para el mundo pues cada quien se pudre solo, en sus propios sentimientos, estoy enamorada e intento con desesperación inmortalizar a esa persona con palabras y a pesar de estar flotando en aire lleno de rechazos no he podido rendirme.

Ahora olviden todo lo que dije en el párrafo anterior y enfoquemonos en el cometido de este post, amo la música sobre todas las cosas y no hay nada en este mundo que me haga sentir tan bien como la música, ni siquiera un abrazo que a decir verdad no me gustan a menos que vengan de alguien que quiera mucho, no me gusta que me toquen, que se me recarguen me incomoda ok? amo el café y fumo demasiado, no sería una sorpresa si muero de cáncer pulmonar.

Me gusta escribir y se que lo hago bien por que mucha gente me ha elogiado, incluso un gran editor y escritor a quien estimo y admiro mucho que es mi profesor de literatura; soy el tipo de dudette que te causa una buena impresión y tal vez hasta te llega a gustar, pero a la larga te das cuenta de que no soy lo que aparento y te desilusionas, no me drogo, no me gusta el fut y ni siquiera se como se escribe, no esperes mucho de mi.

Por mucho que me describa no me llegaran a conocer a fondo, si se dan cuenta escribí demasiadas letras, pero realmente no dicen nada de mi y creo que es lo mejor, aunque con los siguientes post tal vez logren armar un rompecabezas pequeño y surrealista de mi persona.

El soundtrack de mi vida es Creep de Radiohead y creo que esta pequeña linea dijo mucho mas que todas las anteriores juntas.

y para finalizar mi larguísimo y aburrido post, deben saber que el mundo entero me la pela hasta que se demuestre lo contrario y que yo siempre tengo la razón hasta que la pierdo y que amo los videojuegos y quiero que me inviten a jugar xbox.

A %d blogueros les gusta esto: