Muerte.

Muerte a todos, muerte a todos los pendejos que tan solo se dedican a joder el avance de los demás.

Odio a la gente de este horrendo país (bueno, a la mayoría), que se sienten orgullosos de ver como cada vez el pais se hunde mas en la mierda, EGOISTAS que no merecen vivir.

Que se mueran, que se mueran todos los delincuentes que prefieren andar matando a gente inocente, o andar en sus “ajustes de cuentas” jodiendo nuestro ritmo de vida, son basura.

La solucion al problema es que el mundo se acabe de una buena vez, y que todo vuelva a empezar, la gente esta cada vez mas enferma de la mente, uno piensa que con el avance de los años, las cosas van a mejorar, pero no, el humano esta dejando de ser humano, y no se han dado cuenta de eso.

Es en estos momentos en los que quisiera creer en algún ser supremo (como superman) y que se joda a todos de una buena vez.

Mientras este horrible pais aprende a vivir como gente civilizada, yo me ire a vivir un lugar donde la clase y la finura, estén a mi nivel.

No se, estaba pensando en irme a Guatemala o algo así.

Pinches animales.

La Muerte de Pedro Infante

En donde hablamos de muchas cosas como la muerte, la parca, el principio del fin, colgar los tenis, la caca, las monjas, la huasteca y Pedro Infante.

[blip.tv ?posts_id=4981505&dest=-1]

Link Directo

Reproductor Alterno:

 

Muerte en la montaña

En lo que a mi respecta, la gente que me rodea esta parada sobre hielo delgado.

Hay días en que en que la capa resiste increíblemente, y otros en que es tan delgada que un solo paso la resquebraja. Las personas ni siquiera se dan cuenta de ello, supongo que debería colgarme un letrero del cuello advirtiendo sobre ello, pero no me interesa, no me importa.

Luis.

Bueno, eso de allá arriba no es mi manera de pensar. Al contrario, yo soy de esos amantes a la antigua esas personas que nunca se dan por vencidos con otro ser humano. No importan los problemas o dificultades que puedan presentarse, mientras esa otra persona tenga para mi cierto valor, ahi estaré.

He pasado por muchas situaciones, desde ver que la persona más insospechada se convierta en alguien escencial en mi vida o vivir en carne propia el desengaño y contemplar como aquello en lo que puse tantas energías y tiempo de mi vida se desmorona por haber elegido a la persona equivocada. En esos casos sacudo la arena de mis sandalias y me voy.

Y es que no hay nada que ver ahí, chavos. Síganle caminando.

Yo no tengo problema con dar el cortón definitivo a alguien. No me gusta hacer drama (si acaso hago comedia podrida) y difícilmente me escucharán hablando mal de aquellos a quienes he dejado atras.

Con el tiempo puede que nos topemos de vez en vez, tales son los caprichos del destino. Pero para mí, han muerto. Son mis fantasmas.

Chester

Crecí en una calle cerrada de una colonia en ese entonces muy tranquila. Tan tranquila que por ahí no pasaban camiones. Todos mis amigos vivían a menos de 100 metros de mi casa. Cada tarde yo los iba a buscar después de las 6 pm y nos metíamos a casa a las 8 o 9 de la noche.

No éramos los únicos niños que vivían por ahí; en una calle perpendicular vivían más niños. Solo que estos muchachillos eran más grandes y malosos. Digamos que eran del grupo rival al nuestro. Jugábamos futbol y nos aventábamos piedras. A veces nos agarrábamos a golpes y en pocas palabras a mi me caían mal.

A mí me fascinaba andar en bicicleta, ya que me deshice de las rueditas a los 5 años. Y a los 6 ya tenía una bicicleta grande. Para  esa edad, una bicicleta grande era una rodada 20.

Una vez cuando tenía nueve años, iba en mi bicicleta con rumbo a la tienda. Cuando de pronto sale corriendo uno de los chiquillos malosos de una cochera. Hábilmente logró saltar y colocarse en los diablitos de mi bicicleta. Pude haber frenado y ambos nos caíamos; pero muy amablemente me pidió que le diera un aventón a la tienda de la siguiente cuadra. Viendo que no era un peligro y ya que los dos íbamos al mismo sitio, decidí llevarlo. Cuando nos bajamos, en tono de broma le dije: Chester, me debes un peso. El weycillo ni me hizo caso y se bajo a comprar unas sabritas. Yo me compre unos roles glaseados y me fui antes de que me volviera a alcanzar.

Días después al llegar a mi casa, recibo una noticia que para mi edad era algo impactante. Mis papas me dijeron que un camión había atropellado a un chiquillo y que este era el tal Chester. El estaba en quinto grado cuando sucedió el accidente, y yo estaba en cuarto. Más tarde, fui con mis cuates y les pregunte si sabían que había pasado. Me contaron que parece que Chester se estaba peleando en la banqueta  y uno de los niños con los que estaba peleado lo empujo a la calle, este tropezó y un camión le paso encima. Otra de las versiones decía que el pequeño ya estaba en la puerta del camión cuando este arranco y provoco que el niño se cayera y las llantas traseras le pasaron encima. No estoy seguro cual fue la realidad de los hechos. Pero en ese momento pensaba que un niño muriera no era algo normal. A mí no me caía bien; pero eso no significaba que yo deseara que se muriera.

Siendo unos pequeños entrometidos, fuimos con sus amigos a investigar que había pasado. Los encontramos y ellos también estaban desconcertados y si se veían tristes. Juntos fuimos cerca de la casa del recién fallecido y al acercarnos podíamos escuchar los gritos desconsolados de su mamá. Nos quedamos escuchando ahí afuera, tan inocentes, tan irrespetuosos, tan morbosos.

Tiempo después la familia se mudo. Y a mí no me traumo pensar que me podía matar un camión, ya que me llevaban a la escuela en coche.

Disclaimer: Ese es el verdadero nombre con el que se conocía a ese niño. No se bien si era un apodo ó su verdadero nombre.

 

3 Marzo de 2007

Pues bien, estaba en 2do semestre de prepa y me gustaba una chava que se juntaba con unos amigos. Con el paso del tiempo la empecé a tratar y era muy buena chava. Un día inventamos que andábamos y nos dimos un beso :) . El juego siguió hasta que un día me dijo “oye, lo de nuestro noviazgo es verdad”  y le dije “pues como tu quieras” y me dice “pues si, si quiero” y anduvimos, poco tiempo para ser exactos una semana. Un día decidimos hablar (un viernes 2 de marzo para ser exactos), terminamos y  acordamos que nos conoceríamos más para poder andar bien porque era poco tiempo de conocernos. Al día siguiente me pasó por la mente invitarla a salir le llamé pero no me contestó “ha de estar con sus amigos” pensé y pues yo iba con mis amigos y decidí dejarlo así total habrá más días. Mi sábado terminó cenando lechuzas con cerveza en mi casa, pensando si habría hecho lo correcto en haber dejado esa oportunidad.

A la mañana siguiente me despierta mi mamá y me dice “te habla Laura tu prima que te tiene que dar una noticia muy triste” le tomo la llamada y le digo “qué pasó lau” y me dice “Claudia se accidentó y…falleció” a lo que yo digo “no es cierto, jaja no me asustes” y me dice “es en serio se accidentó ayer en la noche en Carranza” …no dije nada y mi prima me dijo qué estarían en su casa y que de ahí irían al velatorio. No le quise creer hasta que chequé el maldito periódico y lamentablemente era cierto…ya no hubo otro día.

Ojalá les pudiera contar que pasó después pero no puedo, no me sale :(

Saludos :(

PD: les dejo la nota http://www.oem.com.mx/elsoldesanluis/notas/n192016.htm

Tema de la Semana: Muerte

Hablemos de la calaca tiliqui flaca.

A %d blogueros les gusta esto: