Los Días Más Felices de Nuestras Vidas

Me parecen muy tristes las personas que exigen comentarios o estrellas en las cosas que comparten por Internet. Quizás me topé por primera vez con este fenómeno en los foros donde si no recibían respuestas y su tema se perdía, añadían cualquier tontería para que tomara de nuevo la posición de inicio y así llamar la atención de los demás miembros. Esto es parte de la necesidad de querer ser reconocido y sentir este estímulo al recibir retroalimentación por parte de las demás personas anónimas.

Me encontré con lo mismo en los blogs. De pronto gente que no recibía comentarios o veia su contador de visitas en la misma posición abandonaba su blog. Algunos más se quejaban amargamente por no recibir atención a su ego e incluso creaban entradas al respecto.

Todo esto para mí era como ver vagos mendigando en la calle. Del mismo modo ver a personas promocionar su blog en foros e incluso en otros blogs se me hacía un modo tan bajo de prostitución. En mi caso no había mayor satisfacción que ver que alguien “se topaba” con mi blog y por morbo o gusto se quedaban. Aunque desde cierto punto de vista me parecía lógico que tendrías que promocionarlo de alguna manera. Tal vez por eso nunca fui blogstar, me faltó más prostitución.

Por esos tiempos los archivos MP3 ya estaban siendo compartidos pero no hubo tanto boom en la comunidad web porque todo ocurría en las redes P2P. Y cuando por fin dio el salto y se comenzaban a compartir archivos en los foros y en los blogs comenzó la peor etapa que incluso en nuestros tiempos aún sigue.

Hey, ¡Chavo! Si vas a compartir algo en Internet por favor piensa en hacerlo de manera desinteresada. Me preocupa mucho el estado psicológico de las personas que hacen un reply a su post quejándose de que 1000 personas han visitado y/o descargado el archivo y nadie se lo ha agradecido personalmente. Por favor chavo, esperar gratitud de una comunidad que se dedica a las descargas ilegales es pedir demasiado… ¿Qué piensa esta clase de personas? ¿Que si van a compartir jabón en una prisión espera que todos los que lo usen le digan gracias y tal vez les den un apretón de mano y una nalgada en señal de camaradería?  Pffft, por favor.

Pero es entonces que estos chavos ya de antemano saben que los “leechers” somos unos ingratos y de antemano preparan unos mensajitos en sus post tratando de ser graciosos de manera muy forzada mendigando, de nuevo, comentarios. Porque ya saben, como dicen en Candelario, el monero vive de los comentarios.

Y como generación Simpson que ya hemos sobreusado todas las frases habidas y por haber de las primeras nuevas temporadas yo debo agregarles a estas personas:

Y nuestra plataforma favorita de los últimos tiempos, Twitter, no está libre de esta clase de personas. Sí, es verdad. Solamente que ahora se estimulan más por los RT y los Favoritos. Entonces mi pesadilla se vuelve a repetir una y otra vez con personas que buscan gratificación de cualquier manera y agregan al final “Si te gusta haz RT” o “PLEASE RT” o “RT PLZ!”. Lo más triste ya es hacer promesas ridículas con tal de tener la satisfacción de llegar a 100 RT y estar en la página principal del sitio.

Pero basta de los RT que creo que todos ustedes saben bien cómo funcionan… sí, incluso estas personitas que usan un RT para contestarle a otra persona, ¿Saben lo ridículo que se ve eso?

– Idiota 1: Hola

– Idiota 2: RT @Idiota1: Hola // Hey!!1

– Idiota 1: RT @Idiota2: RT @Idiota1: Hola // Hey!!1 // Como andamos???

– Idiota 2: RT @Idiota1: RT @Idiota2: RT @Idiota1: Hola // Hey!!1 // Como andamos??? // bien muy bien

– Idiota 1: RT @Idiota2: RT @Idiota1: RT @Idiota2: RT @Idiota1: Hola // Hey!!1 // Como andamos??? // bien muy bien // que bueno

– Idiota 2: RT @Idiota1: RT @Idiota2: RT @Idiota1: RT @Idiota2: RT @Idiota1: Hola // Hey!!1 // Como andamos??? // bien muy bien // que bueno // si

– Idiota 3: RT @Idiota2: RT @Idiota1: RT @Idiota2: RT @Idiota1: RT @Idiota2: RT @Idiota1: Hola // Hey!!1 // Como andamos??? // bien muy bien // que bueno // si <- LOL

Pinche gente me caga la madre.

Pero de nuevo me estoy desviando del tema. Les estaba hablando de los favoritos y esa gran página llamada favstar.fm que es un invento maravilloso pero que de un tiempo para acá ha creado esta horrible raza de seres llamados fav hunters. En lo personal muchos de ellos me parecen muy gracioso y disfruto mucho de su humor. Pero es cuando se ponen mamones promocionando el que les den estrellitas que es cuando ya no lo soporto más y me doy cuenta que estoy viviendo una y otra vez lo mismo en todos lados.

Primer ejemplo triste: Escriben tweets con sus “Grandes éxitos” para que los que no los pudieron ver a la hora que el usuario los escribió los puedan favear.

Segundo ejemplo triste: Incluso escriben un tweet con instrucciones porque nos creen demasiado pendejos para no saber que en twitter existen los favoritos.

Tercer ejemplo triste: También llegan con promesas desesperadas con tal de tener muchas estrellas.

Cuarto ejemplo triste y el colmo de todo: Esto.

Relacionado: Attention Whore.

A %d blogueros les gusta esto: