Del odio al amor y viceversa…

Es muy culero cuando, después de que a una persona le ayudas, la acoges y hasta te la coges termina por odiarte y hacer todo lo posible por hacerte quedar mal. Es como que todos los años de atenciones,  favores, amabilidades, cariño, amor y arrimones se van al carajo muchas veces por un solo error, por una decisión o por una simple pendejada.

Es entonces que tienes al cabrón ex-novio que te sube los videos porno a la red y la vieja que anda ventilando intimidades que si lo tienes chiquito o que si no se te para… o peor aún, decir esas cosas que se hablaron en la intimidad y pensando que era porque la persona era de confianza. Cosas tan preciadas como los problemas familiares que no se cuentan con cualquier persona y pues no se vale. Creo que por mucho que les arda la cola ese tipo de acciones son de las peores traiciones que una persona puede recibir. Pero en fin, así hay pinche gente enferma y triste que, aunque se supone que están viviendo felizmente, harán hasta lo posible por desquitarse de aquella persona que creen que las dañó porque las dejó.

Luego por eso muchas personas quieren “quedar como amigos”. Digamos que, en ciertos términos, no hay peor enemigo que aquél que ya lo sabe casi todo o todo sobre ti. Pero tampoco se trata de hacerles saber que tienen las herramientas para chantajearte o hacerte sentir mal. En estos casos es mejor darles el avión o darles la razón. Al final los que quedan como peores seres humanos son ellos.

Aunque también está el caso de la primaria, y que bonito es, que los niñitos que te jalan las greñas lo hacen porque les gustas. Y que las niñas que te escupen en la cara es porque lo quieren todo contigo. Aunque hay que tener cuidado de que no se pase la mano, porque luego las niñas no captan y les hablan a los papás que te terminan regañando.

En fin… (Video no relacionado)

A %d blogueros les gusta esto: